Fondos Buitre

-¡Hola compadre!
-¡Cómo está compa!

-¿Vió cómo es la cosa? Ahora resulta que el gobierno no quiere pagar lo que debe...

¿Está seguro que es así de simple?

 -Bueno está claro, si yo te presté 10.000$ y me firmaste un documento debes pagarme 10.000$ ¿o no?
-Claro, en principio es verdad, pero si el que te firmó el papel fue el borracho de mi abuelo y vos sabias que no era para comprar alimentos, ya empezamos mal.
Y si además, cuando te diste cuenta que no te los podía pagar se los vendiste a tu cuñado por 9.000$ y este cuando descubrió tu picardía se lo cedió a su yerno por 8.000 y este se lo dió a su vecina por “solamente” 7.000$ y al final alguien termino comprando el papel por 1.000$... ¿Puede ese alguien  todavía pretender 10.000$?

-Claro, así es distinto, pero vos sabés que debes 10.000$...
-Si pero en todo caso yo le deberia 1.000$ a tu cunado, 1.000$ a su yerno, 1.000$ a su vecina, etc, etc. y finalmente 1.000$ a ese alguien, llamémoslo Sr. Buitre por darle un nombre.

Ahora, si vos me garantizás que el  Sr Buitre le daría su parte a cada uno de los que fue perdiendo en la cadena, podríamos hablar de ética (fuera del hecho de que no tengo manera de hacerme cargo de una deuda que ni siquiera originé)

Pero no es así,  Mr. Buitre no tiene la remota intensión de hacer esto, peor aún, pretende cobrarme intereses de mora no sobre los 1.000$ que él “invirtió” sino sobre los 10.000$ (o sea cobraría intereses que yo supuestamente le debo a los demás, pero no piensa dárselos. Entonces, quien es el deshonesto en esta historia?

 Y además, hay un montón de gente que entendiendo la situación aceptó hacerme una gran reducción de las deudas, con la justa condición de que esta fuera proporcional a todos los deudores y los demás a su vez estuvieron de acuerdo.

Entonces ¿cuál sería la lógica de haber negociado una reducción de deuda con estas personas honestas, que a su vez fueron engañadas, y por otro lado pagarle algo que no le corresponde a quien menos invirtió? ...y que actuó con sagacidad y mala intención?

Porque estas personas no son buitres, son amas de casa, jubilados, personas decentes que fueron inescrupulosamente engañadas por bancos y asesores comerciales que, como vos, querían sacarse esos papeles de encima.

-Entiendo, pero las leyes internacionales...
-Lamento decepcionarte, pero eso no existe. No hay leyes internacionales ni legisladores internacionales; solo acuerdos bilaterales y convenciones que pueden aceptar los estados.

Y ni siquiera jueces internacionales; paradójicamente el juez del famoso fallo es un juez de provincia, no es un juez federal y no podría actuar ni siquiera en su país en un caso de alcance nacional. ¿Pero si tiene atribución en un fallo internacional?

La única ley que puede aplicar es la local, y eso sí, hay leyes de quiebra en la mayoría de los países,  que contemplan situaciones similares y permiten llegar a acuerdos de reduccion de deuda, siempre que lo acpeten una mayoría de lo acreedores.

Y ahora además tenemos una resolución explícita de las Naciones Unidas al respecto. ¿Le sigue pareciendo todo tan claro?

-Bueno, Ud. me deja pensando, como siempre...
-Hasta la próxima... y no deje de hacerlo que el cerebro no se gasta por usarlo, je je